21 de diciembre de 2012

(AQUI VA SU PROPIO TÍTULO)




Que el mundo se acabe
Con sus apariencias de Armani y Prada;
Que se acaben los orgasmos fingidos
Y las sonrisas falsas.
Que se acabe el mundo, que se acabe,
Que no quede el hambre ni la gula
Ni la sed del desierto ni las coca-colas.

Que no haya hijos de humo solamente
Ni mujeres soñadas solamente:
(Que se despierten)
Que tampoco haya hombres de boca pa' fuera solamente.

Que se acaben las barbies por navidad
Y los peluches por cumpleaños,
Que se acaben los abrazos en los velorios
Y las viudas que lloran
Y las misas de honras.
Que se acaben las lunas de miel en Paris
Y que las parejas follen tras los arboles.

Que se acabe el mundo,
Que se acabe con sus nobel de la paz y sus misiles
Que se queme el Washington y Franklin
Que los presidentes y los reyes
Pisen mierda fresca y a pie descalzo.


Que se acaben las fotos frente al espejo,
Que se acabe el frac y las corbatas,
Que se acaben los cubiertos para cangrejo.

Que se acabe El "Che" en las banderas
Y claro, que se acabe el pobre chamo bolivariano
Y los chamitos sirianos y palestinos que ya se acabaron
Que se acaben.

Que se acaben los poetas con su rabia que corroe
Y su insomnio que teje sueños.
Que se acaben los normales
Y sus amores guardados en alcancía
Y sus fiestas en discos de moda
Que se acaben.

Que se acaben las otras mitades
Para que todos se hallen enteros,
Que se acaben las cervezas tibias
Y las resacas.

Que se acabe el mundo, que se acabe
Con su "mañana voy";
Que nada quede de lo cual podamos hacer pasado
Ni las cucarachas del recuerdo
Ni las bacterias de la nostalgia
Ni los fósiles de la miseria humana.

Ni una sola montaña de minas
Ni un solo cuarto de ese medio oriente petrolero.
Ni este papelito donde figura
Que ojalá se haya acabado ese mundo. Este mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario