31 de diciembre de 2010

OLVIDOS DE VOS

¿Cuánto de tu piel hay en otras tierras?
-Pregunta mi agua de casa en casa-
Mis rayos arrancados de tu aliento muerto;
Mis calles de luto, corren sin tus letras colegialas.

Manos pobres e insensatas me aparecieron:
Me hallaba cortejando los cielos que no fuiste,
Y allí encontré una oscuridad enviciada,
Esa oscuridad enemiga tuya desde nunca;
Que me puso a dieta de tu vientre.

Y así: no hallé sino tu común dividido;
Con tus distintas formas y tus distintas voces,
Descubriendo tu rio en cada roca;
Y el pan tuyo, regado en cada entraña que toco