29 de noviembre de 2010

SUEÑOS MOJADOS

Te soy tan presente en mi ausencia
Que me he quedado sin saber a tu lado
Hasta verte morir en recuerdos
Hasta ahogar con tu cuerpo un quebranto.

Y es que las noches ya no se miden con tus gemidos
Ni las almas se baten en las sabanas:
Enmarañados de pudor tus pies soberbios,
Cercenadas mis caricias, y no por tus manos.

Y es que el “ahora” ya no llega a golpear el rostro
Y tú “tarde” se va si hallas tu beso en mis pasos,
Deja que las miradas no quepan en el vacío de la espera,
Ni que el recuerdo se quede en sueños mojados.