28 de agosto de 2010

A UNA MUJER MADURA

No temas mujer
de tus años puestos sobre los míos,
Sigue arracimando tu lengua
en los besos que te lluevo.

Que si yo, aun joven,
quiero acariciar al mundo
he de poner mis manos
en los pliegues de tu piel.

Porque se que entre ellos
se ha anidado desde el agua
hasta los caminos más sabios.

6 comentarios:

  1. qué belleza amigo, pensar sin temor que puedan llover besos sobre los años...y que se pueda en esa piel, navegar océanos y disfrutar todos los caminos andados. un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Acariciar los pliegues de la piel, como si de la piel del Universo se tratara, fluyendo como el discurrir de las aguas por los caminos de sabiduría. He sentido esa lluvia de besos sobre mis años. Gracias. Es precioso.

    ResponderEliminar
  3. Los años siempre dan experiencia, en todos los aspectos de la vida.
    Un poema muy bonito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. amigo una mujer madura, es una especie de objeto descartable,ni siquiera la inteligencia pueda, contra el hambre del varón,que busca siempre,y cuando ya ni te miran a los ojos,o tu paso...descartable sos.....
    bellísimo poema!
    un abrazo gracias por tus comentarios en poetas
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  5. paso a saludar si aun existe tu blog!
    un abrazo
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar