6 de mayo de 2010

LO QUE NO SABIA.

Los hilos que unían nuestras brisas
Se cortaron en nudos,
sin filos invisibles de sesos y cajones.

El silencio y su aroma,
Ahogan la palabra en un mar de lenguas
Sobre lenguas de ojos fijos.

El frío quemo con tu camino de ideas,
el canto del universo pasó entre nosotros,
dividió el andar unísono para estallarnos
en rosas y cristal de rubores.

Lo que no sabía fue,
que al amor a veces le gusta
jugar al mundo al revés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario